Guillermo De La Rosa - Board Member

Mi vida antes del accidente era muy bonita, alegre, era trabajador con  buenas aspiraciones en el futuro siempre pensando en mi familia, salía a divertirme me gustaba jugar con mis sobrinitos  y me justaba mucho el futbol y desaproveché la oportunidad de jugar en la segunda división en un equipo de mi país ya que era joven y preferí trabajar. Porque cuando uno llega a este país se siente el dueño del mundo y hace cosas que no debería y aunque a veces uno cree que la vida que uno lleva es la mejor, sin saber lo que Dios le tiene destinado a cada uno.

Hasta que llego el día que tuve un trágico accidente. Yo tenía un amigo que era mecánico y me pidió que le ayudara a quitar el motor de una camioneta y cuando faltaban unos 3 o cuatro tornillos me dijo que atrancara las llantas de atrás pero en ese momento no encontré con que atrancarla, en eso me timbro el celular y dure hablando unos 15 o 20 min. El me pregunto te metes abajo del carro o me meto yo? y le dije que yo lo haría pero no me acorde que no lo había atrancado y cuando quite la trasmisión esta cayó sobre mi cuello quebrándome la columna al principio sentí como si estuviera flotando en el aire y de allí ya no pude moverme ya no sentí mi cuerpo. Mis amigos me sacaron de bajo del carro moviéndome mucho cosa que no se debe de hacer ya que esto me afecto más. Ya en el hospital mí diagnostico fue (cuadriplejía C 4 –C5 ) y me dijeron  que no volvería a caminar, fue una noticia muy dura que es difícil de aceptar y poder superar. Estuve en el hospital por tres meses con muchas complicaciones una de ellas fue que se me fue la comida para los pulmones y me pusieron un tubo de oxigeno por la garganta por 3 meses aparte de los dolores e infecciones. La vida me cambio en un instante  ya que de ser una persona independiente ahora tenía que depender  de alguien para todo. Pero no por eso  me doy por vencido y con la ayuda de Dios y de mi familia he podido salir adelante. Ahora puedo mover mi silla de ruedas  usar la computadora y algunas otras cosas.

El consejo que yo le daría alas personas que acaban de sufrir un accidente similar al mío es que la vida no termina aquí que hay que seguir adelante, porque solo Dios sabe lo que tiene destinado para cada  uno aun en esta condición y que no por estar en silla de ruedas o en una cama la persona no es menos que los demás y aunque nuestra fe algunas veces  no esta tan fuerte tenemos que ponernos en sus manos y pedirle que tanto a nuestra familia como a nosotros nos de la fuerza necesaria para salir adelante, que busque algo en que distraerse leer, escuchar música, etc. Y cuando llegue la depresión o se sienta triste hacer oración o buscar alguien con quien hablar.

Y lo que le diría a las personas que me miran diferente es que soy una persona como ellos y que un accidente le puede suceder a cualquiera ya que a veces se me quedan viendo como si fuera algo raro y no porque estoy en silla de ruedas soy diferente a ellos.

Ahora pertenezco a la asociación Living Hope Weelchair Association (Esperanza Viva) y para mi es como una familia ya que antes que vernos como una organización debemos vernos como hermanos, estar unidos y tratar de superar juntos todos los problemas que surjan. En lo personal me siento muy bien en la asociación y aunque a veces llego con dolor o con problemas al llegar ahí me siento mejor.

Bueno me despido deseando que mi historia pueda servirle a alguien y para que valoren más su vida y todo lo que tienen y que Dios los bendiga.